Páginas

martes, 24 de mayo de 2011

Las clases sociales

Voy a resumir en unas líneas las diferentes clases sociales, aunque algunos de sociales no tienen nada, pero por llamarlos de alguna forma.

Trabajadores: soportan sus propias miserias. No se ponen de acuerdo en casi nada. Están en lo más bajo de la pirámide del poder. Han pasado de la precariedad al paro. Del empleo estable a la economía sumergida. Sus derechos son recortados sistemáticamente y además no hacen nada por evitarlo. Siguen pensando que alguien les va a salvar.

Tienen el poder de la huelga que de vez en cuando utilizan. Aman el fútbol.

Partidos políticos: Tomo una definición de Mar Ramos que dice que en Castilla La mancha las gallinas ratifican al zorro como cuidador de su corral. Lo mismo pasa con Camps. La tónica para todos los partidos es que son organizaciones ineficientes para solucionar los problemas, pero como mafias organizadas funcionan a la perfección. Están preparados y organizados para hacerse con el poder. Conocen el sistema, sus fallos y debilidades y lo manejan a su antojo. Gobiernan al dictado de los mercados, en la servidumbre del poder económico puro y duro. Dan facilidades para que el poder económico recorte beneficios sociales, los privatice y haga más dinero con ellos.

Expertos en el arte de mentir, aparentar, engañar, parecer que hacen algo y luego hacer justo lo contrario, pactar a escondidas, etcétera.

Bancos: Son cada vez más odiados por el pueblo. Van a lo suyo desentendiéndose de todo el resto de la sociedad. Buscan hacer beneficios astronómicos y no les interesa el bienestar social. Mediante un entramado de empresas logran no pagar impuestos en los países que les han hecho ricos, buscan paraísos fiscales. Especulan con fondos privados y públicos.

Se suelen aliar con la patronal. Mirar aquí.

Patronal: Obsesionada con reducir los salarios de los trabajadores. Los salarios son la causa de una gran parte de sus males. También quieren desregularizar el mercado laboral. Lo que se traduce en quitar derechos sociales a los trabajadores y poder despedir libremente. Las indemnizaciones por despido son la causa de que las empresas vayan mal.

Van por lo general a su bola. Está llena de grandes egos que luchan por el poder empresarial, pero son incapaces de reconocer su anclaje en el pasado, su cultura obsoleta, su falta de adaptación a las nuevas tecnologías y su miopía a la hora de generar riqueza. Echan la culpa al Gobierno y a los Sindicatos de que las empresas vayan mal.

Según los empresarios, los trabajadores españoles somos caros y poco productivos. Culpan al absentismo de la pérdida de un tercio de la productividad.

Sindicatos: Vendidos al poder. Han aceptado entrar en el juego del poder a cambio de importantes sumas de dinero por diferentes conceptos. Han perdido la confianza del pueblo porque se tiene la percepción de que son corruptos. Muchas veces estas partidas económicas se articulan por medio de la formación.

Se dice que solo con las cuotas de sus afiliados no podrían sobrevivir.

Fuerzas de seguridad del Estado: La policía proteje siempre al poder económico y político. Nunca defiende al pueblo cuando éste entra en conflicto con el poder.

Desempleados: No tienen voz. Tampoco ganas de luchar. Habiendo un número de parados de casi 5 millones en España, no tiene explicación que no haya movilizaciones más intensas. Si se organizasen podrían generar auténticos cambios. Sin embargo, hasta el momento reina el individualismo, la desesperación y la pasividad.

Estudiantes: Hasta ahora se han mostrado pasotas, mal educados, sin interés por la cultura, sin ganas de emprender. La mayoría de las veces con el único objetivo de pasarlo bien, hacer botellón y evadirse de la realidad. El 28% de los estudiantes no consigue superar la ESO.

Casi la mitad de los estudiantes universitarios abandona la carrera. Aquí un estudio realizado por el BBVA. En general poco dados a la movilización o la reivindicación, menos un grupo interesado en las ONGs.

La verdad es que esto tiene dos lecturas. Por un lado y siendo muy crítico, es un panorama desolador en donde vemos una sociedad estancada y vendida al poder económico con las clases que podían propiciar un cambio completamente alienadas y pasivas. Se han vuelto pasivas y solo piensan en la ilusión del consumo.

Se puede decir también que el Gran Capital, que se lo tiene muy bien montado en un cierto nivel, en otro es completamente tonto y poco hábil, porque con ese esquema, es cuestión de tiempo que el pueblo se le eche encima y termine con lo que está haciendo. ¿Cómo se va a mantener un sistema que genera tan pocos alicientes a la GRAN MAYORÍA DE LA POBLACIÓN? La respuesta es que sólo se puede mantener idiotizando a la población y distrayendo su atención constantemente hacia estupideces como las motos o el fútbol.

Luego tendríamos la lectura positiva. Aunque el panorama sea desolador como ya he dicho, eso mismo puede propiciar un cambio brutal en la sociedad. Este es el caldo ideal para que surja un movimiento de protesta ante tantas injusticias sociales. El momento ideal para que todas las clases sociales perjudicadas, principalmente trabajadores, desempleados y estudiantes, que suponen una amplísima mayoría de la sociedad, se despierten y hagan una revolución.

Si eso ocurre será un gigante que se ha puesto en pie de guerra.

Os dejo aquí tres vídeos que pueden servir de inspiración. :







1 comentario:

  1. vota la próxima acción http://clearrevolution.blogspot.com/p/voluntarios.html #spanishrevolution

    ResponderEliminar

Por favor nos interesa tu opinión...