Páginas

jueves, 8 de diciembre de 2011

Los héroes de la Antártida

En 1907 el obstinado irlandés Shackleton al mando de la expedición Nimrod intentó alcanzar el polo sur. Shackleton llegó a los 180 kilómetros del polo. Las duras condiciones atmosféricas impidieron que pudiera seguir, pero no obstante, aquello supuso una increíble hazaña de resistencia y heroísmo.

Más tarde, en el verano de 1911, dos expediciones se dirigían a la conquista del polo sur.

Una es comandada por el noruego Amundsen que logra conquistar el polo sur el 14 de diciembre de 1911. Amundsen utiliza perros de groenlandia, mapas empleados por Shackleton y los consejos de Fritdjof Nansen que había tenido una gran experiencia en la conquista del polo norte. Amundsen ha sido considerado por muchos como el más rápido y eficaz explorador del polo sur.

La otra expedición es la Terra Nova comandada por Robert Falcon Scott y apoyada por el Gobierno británico y la famosa Royal Geograhical Society. La expedición está formada por un total de 65 hombres elegidos entre 8.000 candidatos, pero son cinco los que irán a la conquista del polo sur y nunca volverían: Oates, Scott, Wilson, Bowers y Evans.

Su objetivo no es solo conquistar el polo sur sino también realizar multitud de observaciones científicas. De hecho, el viaje nunca pretendió ser una carrera hacia el polo, pero el cambio de planes de Amundsen al descubrir que el polo norte había sido conquistado por Robert Peary hizo que así fuera.

La expedición utilizó caballos, perros y tres máquinas oruga.

Scott cometió un primer fallo al encargar la compra de los caballos a Meares que tenía mucha experiencia en perros pero no en caballos. Los caballos terminaron resultando de baja calidad y rendimiento. Oates se dio cuenta de ello en la escala de Nueva Zelanda pero entonces fue demasiado tarde. Nansen opinaba que los perros eran mucho más preferibles que los caballos por su bajo peso, por comer menos y resistir mejor el frío.

Para alcanzar el polo sur seguirían el trayecto de Shackleton a través de la barrera de hielo de Ross, por el glaciar Beardmore y después a través de la meseta Antártica hasta el Polo Sur.

El proyecto comprendía la instalación de diversos campamentos y depósitos de alimentos en diferentes puntos para poder realizar la travesía sin tener que transportar los suministros.

Travesía de la expedición de Scott y de Amudsen
Scott alcanzó el polo sur el 17 de enero de 1912. Después de plantar la bandera y descubrir decepcionados que Amundsen había llegado un mes antes, Scott y sus hombres inician el camino de regreso al campamento base.

Los próximos días avanzan a un promedio de 23 kilómetros diarios. La nieve se va volviendo cada vez más dura y espesa dificultando el poder tirar del trineo. La temperatura llegaban a alcanzar los -29 grados centígrados. A pesar de las dificultades Scott ordena una media jornada de trabajos geológicos perdiendo un tiempo precioso.

El 7 de febrero comienzan el descenso del glaciar Beardmore. Todos los miembros del equipo empiezan a experimentar desnutrición. El 17 de febrero Evans muere.

Más tarde llegan a la barrera de hielo y sufren unas condiciones climatológicas extremas jamás registradas en esa época. El 17 de marzo Oates de forma voluntaria y para no entorpecer a sus compañeros abandona el campamento y muere.

Scott, Wilson y Bowers continuan luchando para llegar al próximo depósito de abastecimiento, el One Ton Depot, a tan solo 18 Km de donde están.


Scott había ordenado el abastecimiento del One Ton Depot a Meares, y después repitió sus directivas a Simpson, justo antes de iniciar el viaje al polo. Casi un mes antes, El 26 de febrero, Cherry-Garrard parte de la península de Hut Point con Gerof y dos jaurías de perros. Llegando al One Ton Depot el 4 de marzo y depositando allí las raciones suplementarias. 


Scott no estaba allí. Con víveres para ellos y los perros para veinticuatro días, podían esperar ocho días antes de regresar a Hut Point. 


El equipo del Terra Nova trabajando en la planificación
Una alternativa a la espera era partir hacia el sur en busca de Scott.El 10 de marzo, tras el empeoramiento de las condiciones meteorológicas, con los víveres escaseando, e ignorando que el equipo luchaba por sobrevivir a menos de 113 km, Cherry-Garrard decide regresar al campamento.


El 29 de octubre de 1912, Atkinson conduce un equipo de búsqueda con mulas para averiguar la suerte del equipo polar. El 12 de noviembre, encuentran la tienda que contenía los cuerpos congelados de Scott, Wilson y Bowers a tan solo 18 kilómetros al sur de One Ton Depot.


A pesar del gran éxito de Amudsen, la muerte de toda la expedición eclipsó los ánimos del público de la época. La muerte del equipo se debió a numerosos y complejos factores como el retraso del Terra Nova al ser atrapado por los hielos en la fase inicial, la mala elección de los caballos, el haber perdido medio día de marcha o la mala suerte en las condiciones climatológicas. 

Cherry Garrad vivió siempre atormentado por si pudo haber salvado a sus amigos. 

La tragedia de Scott lejos de percibirse como un fracaso se convirtió en una leyenda de los viajes de aventuras. El equipo formado por Oates, Scott, Wilson, Bowers y Evans pasaron a convertirse en los eternos héroes de la Antártida.