Páginas

viernes, 24 de agosto de 2012

Breve diccionario de la realidad

En ocasiones la gente nos habla y nos dice cosas que no significan exactamente lo que dicen literalmente. He aquí un pequeño diccionario fruto de múltiples investigaciones realizadas en la Universidad de Wisconsis, para que no te líes y puedas entenderlo mejor.

Empezaremos por una frase muy típica, cuando preguntamos.. ¿qué tal las vacaciones? y nos contestan... "muy tranquilas", el significado real que encierra esa frase, según los expertos, sería "un auténtico coñazo". A partir de ahora cuando salgas de tu casa y empieces a entender lo que te dicen de verdad se abrirá un nuevo mundo a tus ojos. Esos bonitos ojos...

Vamos allá!!! Unas las pongo en masculino y otras en femenino, pero son intercambiables. ;)

He tenido unas vacaciones muy tranquilas = Me he aburrido como una ostra, no tenía nada que hacer, han sido un auténtico coñazo.

Soy una chica que tiene carácter = Soy insoportable, no me aguanta ni mi padre.

Bueno si eso ya quedamos = No te voy a volver a ver en la puta vida. Dame tiempo me agobias.

Lo iremos haciendo poco a poco = Nunca lo terminaremos, no tenemos ninguna intención de acabar esto. Mejor que lo dejemos.

El fin de semana tranquilo = Un auténtico coñazo.

He vuelto con las pilas puestas = Esta la tenemos aún en estudio ya que es de una complejidad que nos supera. ¿Qué quiere decir la gente cuando dice esta frase a la vuelta de vacaciones? Un misterio... si quieres opinar...

He estado con la familia de vacaciones = No tenía ningún plan interesante por eso terminé con mi familia. No hemos hecho nada solo mirarnos los unos a los otros y decir tonterías a los niños.

Mi trabajo no es que me guste, pero está bien = Odio mi trabajo, es una puta mierda. Lo hago por supervivencia.

Soy romántica = Vivo en un mundo paralelo alejada de la realidad. Todavía me creo los cuentos de Disney. No quiero crecer. (También ésta es compleja y depende del contexto).

Vivo con mis padres = Soy un cobarde. Jamás he querido afrontar mi vida. Necesito a mamá para que me ayude con todo.

No tengo estudios = Soy un vago rematado.

Soy una persona tranquila = Estoy próximo a parecerme a un caracol. El aburrimiento y yo somos uno. No tengo iniciativa ni para darme una ducha.

Estoy a la última = No tengo vida personal. Me paso el día en internet y viendo la TV.

Veo muchas series = No tengo planes.

Me gusta mucho hablar = Soy una cotorra. Me paso el día poniendo a parir a todos los que me rodean.

Es una persona interesante = Es  feo.

Es mona = Está pasable.

Soy sensible = Soy supersusceptible. Todo me afecta. Soy romántico.

Me gustan solo las películas de acción = Soy un poco retrasado. Solo entiendo las películas cuando no tienen diálogo. Tengo el síndrome de Peter Pan.

Me gustan las películas románticas = No me gusta el sexo de verdad. Solo quiero decir tonterías con personas del sexo contrario y pretender que nos comprendemos.

Voy a investigar y a documentarme = Voy a copiar a todos los que hayan hecho algo ya sobre este tema.

El universo conspira a tu favor = Estoy esperando que alguien me solucione los problemas ya que yo soy incapaz de hacerlo.

Te quiero = Me gustaría follarte de forma estable. Incluso te dejaría dinero sin pedir nada a cambio.

Te quiero mucho = Me pones a cien. Ahora mismo me abalanzaría sobre ti.

No me suelo fijar en el físico = Soy fea.

El físico es lo que más me importa = Soy una persona superficial sin conversación. Solo puedo ofrecer sexo.

El físico es importante = El físico es lo único que me importa. Lo demás da igual.

Está muy bueno = Me lo tiraría ya.

Tengo una vida sexual satisfactoria = Tengo orgamos con cierta frecuencia.

Nunca leo = Soy analfabeto. Soy medio lerdo.

Soy una persona inquieta = Soy hiperactivo. No puedo estar en un sitio ni hacer una sola cosa a la vez.

Estoy casada = Me aburro.

Estoy soltera = Necesito un hombre.

Estoy casado = Soy un muermo.

Estoy soltero y de momento no quiero ningún compromiso = Hago el amor con varias a la vez.

Soy una persona supersociable = No puedo estar solo ni un minuto. Necesito la aprobación de los demás a todas horas.

Soy una persona solitaria = Estoy muerto emocionalmente.


jueves, 9 de agosto de 2012

La revolución colectiva (libro)

"La revolución colectiva" es un libro que está a medio camino entre el libro de desarrollo personal y la crítica sobre cómo las personas estamos mal-organizadas hoy en día. El libro está disponible en amazon y en bubok. En la página de bubok te puedes descargar las primeras páginas del libro de forma gratuita.

¿Qué cuenta el libro? La hipótesis central del libro es que como personas podemos alcanzar grandes logros, de eso no cabe duda, pero es evidente que para determinadas metas necesitamos la interacción colectiva y ahí es donde somos un auténtico desastre.

En multitud de ocasiones no conseguimos entendernos, trabajar bien en grupo o compartir los recursos, de tal forma que aparecen una serie de problemas, complicaciones y dificultades que pueden llegar a ser muy graves.

El libro tiene una estructura de dos bloques. Hay una parte para el desarrollo individual: autoestima, objetivos, toma de decisiones y pensamiento y otra para lo colectivo: trabajo en equipo, técnicas creativas, objetivos colectivos, dificultades, la conformidad y un largo etcétera.

En cada capítulo (hay 25 capítulos) encontramos un comienzo que cuenta una historia de la realidad a modo de ejemplo y punto de partida para luego abordar la temática.

Pues bien el libro, explica una metodología básica para aprender a recorrer ese camino que va del desarrollo individual a la organización colectiva sin que nos venzan las dificultades.

Estamos acostumbrados a trabajar solos y nos falta aprendizaje y madurez para saber organizarnos de forma colectiva. Durante los últimos años se ha fomentado más el individualismo como sucede en el mundo de los tiburones.

El ser humano debe de ser respetado en su individualidad si queremos que el nivel colectivo funcione. No se trata de ir todos juntos sin pensar, como hacen las sardinas, se trata de respetar y disponer de cauces para que cada uno pueda desarrollar su creatividad y su singularidad, al tiempo que tenemos que aprender a convivir en el nivel social.

Es el equilibrio entre igualdad y libertad. El libro pretende en último término acercarnos al "mundo de los delfines", es decir, servir de inspiración para crear y para organizar grupos y colectivos que puedan generar cambios y transformaciones positivos en la sociedad.

Si el libro lo quieres comprar en ebook lo encuentras en amazon sin DRM y si lo quieres compra en papel está disponible en Bubok y en donde se pueden descargar los 5 primeros capítulos en pdf.

En la edición en papel tiene 304 páginas. Si quieres puedes leer el primer capítulo íntegro.

domingo, 5 de agosto de 2012

Análisis del discurso de Angela Merkel

En este caso vamos a analizar el discurso que la canciller alemana Angela Merkel realizó el 31 de diciembre de 2011 en un discurso de corte navideño dirigido al mundo entero, pero especialmente al pueblo alemán.
El discurso está disponible en Youtube en este link. Originalmente está en Alemán.

Lo primero que llama la atención en este dircurso es el tono amable y tranquilo del mismo. No hay ninguna exaltación ni acaloramientos discursivos muy propios de otro tipo de eventos como por ejemplo los mítines políticos. En los mensajes navideños, los discursos suelen ser planos y contenidos en la forma, es decir, poco expresivos. Por ejemplo, aquí en España en el discurso de su majestad el Rey Juan Carlos I, el discurso suele  ser muy monótono y repetitivo generando poco entusiasmo. 

Angela Merkel con su
posición de manos
característica.
Merkel destila autocontrol, moderación y una pose equilibrada durante todo el discurso. Su postura es rígida, poco expresiva. Sus manos permanecen juntas unidas por los dedos, en un gesto que ella misma utiliza con frecuencia y que expresa su deseo de autocontrol.

Merkel mira a la cámara con seguridad, mantiene la mirada y expresa confianza y sinceridad. Su voz es expresiva, pero monótona. No hay cambios de tono ni de velocidad. No hay ningún resquicio de que ese discurso sea un acto comunicativo personal. Es un discurso muy institucional.

El contenido, como suele ser habitual en estos casos, es previsible, generalista, trazado en las grandes ideas y principios. Son discursos de apuntalamiento político en donde no se dice nada nuevo, solamente se citan los grandes ideales como la libertad, la seguridad, la democracia, el esfuerzo, la participación colectiva, el medio ambiente y la esperanza de un futuro mejor para Europa. Todo ello salpicado con algunas alusiones a la realidad, pero también muy generalistas.  

Merkel habla de una forma tan equilibrada que finalmente el discurso termina por resultar aburrido y lleno de lugares comunes. En algunos momentos, hacia el final, se hace un pequeño llamamiento a las emociones. Se habla del poeta romántico Heinrich Heine e incluso parece personalizar un poco el propio discurso. Después, Merkel incluso parece “sonreir”, digo parece porque de hecho no lo hace, tan solo traza una ligera mueca en el labio. Es el único gesto emocional que se permite y que queda muy atenuado por su autocontrol que nunca la abandona.


En otros discursos de Merkel, como por ejemplo el que realizó ante la OMT, nos encontramos con una Merkel un poco más expresiva. Sonríe más, gesticula más con las manos, abandona la rigidez corporal, a pesar de lo cual mantiene una pose corporal y gestual autocontrolada. Eso sí, sigue transmitiendo esa base de tranquilidad, seguridad y confianza, muy característico en ella. 

En definitiva y volviendo a nuestro discurso navideño, Merkel comunica de forma efectiva, y segura, con gran confianza en su capacidad, pero curiosamente no lo hace con la espontaneidad de un verdadero comunicador. Es una comunicadora que estudia sus discursos y los practica para no dejar nada al azar. Probablemente cree absolutamente en lo que dice, pero no permite que ningún atisbo de personalización o de sentimentalismo se inmiscuya en su oratoria.

Todo esto hace que su comunicación no sea muy popular y por lo tanto no genere entusiasmo si no más bien tedio e indiferencia mezclado con sinceridad, confianza y profesionalidad. En pocas palabras, todo un discurso a la alemana cargado de contradicciones. 


Para aprender más sobre oratoria puedes consultar mi libro "Aprender a hablar en público" disponible en amazon.